ANORGASMIA: POSIBLES CAUSAS

ANORGASMIA: POSIBLES CAUSAS

Es probable que o tú o alguna de tus amigas en algún momento hayáis experimentado este fenómeno, que consiste en no llegar al clímax durante tus experiencias sexuales por un periodo extendido en el tiempo. Pues bien, debes saber que es más común de lo que piensas. Esto se puede dar en una relación sexual normal, donde ambas personas pueden estar excitadas, incluso sentir mucho placer, pero no se llega a culminar, aunque también puede tratarse de una falta de excitación.

No se trata de un problema de la persona en sí ni de la pareja. Es posible que la persona en cuestión nunca haya experimentado un orgasmo, que lo haya experimentado pero en este momento no lo consiga por algún motivo o que lo consiga únicamente en circunstancias muy concretas. Te explicamos algunas de las posibles causas de este fenómeno:

Falta de comunicación

Probablemente esta sea la causa más común. Si la otra persona no te conoce mucho o no tenéis una comunicación frecuente y abierta sobre el sexo, es posible que no sepa lo que de verdad te excita para hacerte llegar al orgasmo. Normalmente en los preliminares está la clave para hacer que la otra persona se excite y disfrute al máximo. Por ello es muy importante la comunicación y que le cuentes a tu pareja qué es lo que te gusta que te hagan, de qué forma crees que te será más fácil llegar al orgasmo. Muchas veces callarse las cosas crea problemas de relación innecesarios que se pueden solucionar fácilmente hablando del tema.

Falta de excitación

Si tu pareja sexual no te excita lo suficiente,  físicamente o por cualquier otro motivo, si no te atrae, es probable que tengas dificultades para llegar al orgasmo. Si además de sexo tenéis una relación afectiva y queréis luchar para solucionarlo, debéis hacerlo juntos y con decisión. Lo mejor es que descubras qué prácticas sexuales son las que más te excitan y hablarlas con tu pareja, hacer realidad alguna fantasía o utilizar accesorios y productos eróticos. Decirle a tu pareja lo que gusta es necesario para que sepa cómo excitarte y de esa forma facilitar que la relación sexual sea satisfactoria.

Psicológica

Puede deberse a un factor psicológico u emocional: estrés, ansiedad, depresión, una experiencia negativa en el pasado, etc. Si es tu caso, te recomendamos que, poco a poco y sin presión, acudas a un profesional de la sexología o la psicología que te ayude a conocer la causa concreta, el por qué, para que te aconseje posibles soluciones.o.

Religiosa/espiritual/educacional

Aunque ocurre con menor frecuencia, otra de las causas puede ser lo arraigadas que se tengan ciertas creencias religiosas o espirituales, así como también el cómo interpreta la mujer el acto sexual. La educación sexual recibida puede hacer que la persona tenga sentimiento de culpa o vergüenza por tener sexo. En este caso la única forma de solucionar la anorgasmia es hacer un ejercicio de eliminación de prejuicios, para lo cual hay que tener mucha voluntad. Debemos ser capaces de interpretar la sexualidad como algo sano y natural y entender que la creencia de que es algo pecaminoso viene dada por la religión. 

Aunque desmontar creencias que se nos vienen dadas desde la infancia es muy difícil, es posible.

Biológica o física

Muy rara vez la causa es biológica (enfermedad, problema en la musculatura de la vagina, consumo de fármacos o drogas, etc.) Si este es tu caso, lo mejor es que acudas a un médico o ginecólogo para que te explique cuál es exactamente el problema para llegar al clímax. De esta forma se puede llegar a encontrar una solución.

Relaciones tóxicas

Las relaciones sexuales tóxicas o no deseadas también son una causa clara. Si te sientes obligada o presionada por la otra persona a tener sexo, lo más normal es que no llegues al clímax. El orgasmo se consigue en un estado de paz con uno mismo y con la otra persona, no hace falta decirlo, pero tiene que haber un consentimiento MUTUO y de no ser así, debes alejarte de la persona que te presiona. 

No poder llegar al clímax puede generar frustración y autoculpabilidad, lo cual aún complica más las cosas. Debes saber que no es culpa tuya y que lo más probable es que se deba a uno de los factores que te hemos expuesto, los cuales tienen solución. Por ello es tan importante saber detectar la causa y darle la solución necesaria. 

Una vez hayas detectado la posible causa, te recomendamos que acudas al profesional pertinente para que te ayude a mejorar tus relaciones sexuales y que disfrutes al máximo de una de las maravillas de este mundo.

Lo más importante es mantener una actitud positiva y estar dispuesta a realizar las terapias o tratamientos que te ofrezcan los expertos. Un pensamiento negativo o la creencia de que no se va a lograr nada harán más difícil conseguir tratar este asunto.

Como siempre decimos, todo el mundo merece disfrutar plenamente del sexo. 💜

Deja una respuesta