BDSM: CONÓCELO A FONDO

Seguro que has oído hablar de esta práctica sexual y puede que te haya dado la curiosidad de probarla alguna vez.  Las siglas que la conforman pueden ejecutarse juntas, por separado, o solo en parte. Se refieren a los siguientes conceptos:

Bondage

 

Significa esclavitud en francés, y consiste precisamente en eso, en dominar o ser dominada. Hay a quien le gusta más dominar, hay quien le gusta que le dominen y también hay quien le gusta ir cambiando este rol. Consiste en la inmovilización total o parcial de la otra persona mediante esposas, cuerdas, bridas, etc. De esta forma se consigue que esta persona esté a nuestra merced.

Disciplina

Se establecen unas normas que la persona dominada tendrá que cumplir durante la práctica sexual. El incumplimiento de estas normas podrá derivar en castigos impuestos por la persona dominadora, en adelante Dom, con el fin de corregir ciertas conductas.

Dominación

es el rol que tiene la persona que domina. La dominación puede recaer sobre una u otra persona, pero esto debe dejarse claro desde el principio, ya que cada rol tiene sus particularidades. El Dom domina a la otra persona, tiene el control sobre ella y toma las decisiones que cree pertinentes.

Sumisión

Este sería el rol opuesto al de dominación. Implica estar a merced de la otra persona, dejarse hacer, dejarse dominar y claro, dejarse castigar en el caso de no respetar las normas impuestas por el Dom.

Sadismo

Consiste en la obtención de placer causando dolor, sufrimiento y humillación a otra persona. Cuando este placer es de carácter sexual, se considera el sadismo como una parafilia. En el caso saludable de esta práctica, obviamente la otra persona da su consentimiento para que se le inflija dolor, de hecho, a mucha gente esto le excita.

Masoquismo

Se refiere a la persona que se excita recibiendo este dolor. La persona masoquista disfruta sexualmente sintiendo el dolor provocado por ella misma o por la persona dominante. A veces, por ambos.

A priori, estas prácticas pueden parecernos crueles y poco satisfactorias, pero como todo en esta vida, hay gustos, niveles y muchas formas de llevarlas a cabo. Realizar BDSM en su conjunto o partes de él requiere un consentimiento MUTUO, de hecho, antes de practicarlas se aconseja realizar un contrato firmado por ambas partes en el que se establecen cláusulas que delimitan las acciones permitidas y no permitidas para cada uno de los roles. Se establece en el contrato el uso de palabras clave que, en caso de no estar disfrutando, la persona puede usar para que la otra persona detenga cierta acción o incluso la sesión. Es muy importante limitarse a este contrato para que esta práctica sea realmente satisfactoria para ambas partes.

Debes saber que seguramente, sin saberlo o sabiéndolo, has experimentado alguna de las disciplinas que componen el BDSM en alguna relación sexual: cogerle las manos a tu pareja para que no se mueva, atarle, imponerle alguna práctica, darle una cachetada en la nalga, etc. Esto es porque, como te hemos dicho, hay muchos grados para practicar BDSM y tú decides hasta qué grado quieres llegar.

Últimamente se ha hablado mucho de esta disciplina en novelas y películas que nos han dejado ver que, bien ejecutadas, pueden llegar a ser muy placenteras, y eso ha hecho que la gente quiera conocerlas más, incluso practicarlas.

 Para ello, es importante que tengas claros algunos puntos antes de realizarlas:

Distinguir la práctica sexual de lo personal

Todas las prácticas que se llevan a cabo tienen como único fin obtener placer sexual. Puede que en la cama te excite que te asfixien, que te sometan o que te humillen, lo cual no quiere decir que en la vida real seas una persona que se deja someter. Pasa lo mismo con la parte del Dom, puede excitarte sexualmente someter y humillar a otra persona, pero en la vida real no actúas así. En cualquier caso, si se establece seguir con el juego una vez finalizada la práctica sexual, se puede estipular en el contrato para que no haya problemas caso saludable de esta práctica, obviamente la otra persona da su consentimiento para que se le inflija dolor, de hecho, a mucha gente esto le excita.

No es una práctica perversa o abusiva

No vas a hacer nada que no quieras, los puntos del contrato están para cumplirlos. De no ser así, el uso de palabras claves harán que aquello que no te está gustando se detenga inmediatamente. Como hemos dicho, se trata de un consenso, ambas partes se comprometen a cumplir su papel y no provocar incomodidad en la otra persona.

No es una práctica para gente trastornada

 

El BDSM lo puede practicar cualquiera. Hay gente a la que no le llama nada la atención, hay otra gente a la que le encanta, pero también hay gente que, debido a esta concepción negativa que tiene debido al desconocimiento de la misma, no lo practica por miedo, pero una vez informadas sienten curiosidad y lo prueban.

¿Cómo iniciarte en el BDSM?

Ahora que sabes realmente en qué consiste esta disciplina, quizá se haya despertado tu interés en probarla. Pues bien, te damos algunos consejos para que pruebes:

Rol: Lo primero es decidir qué rol quieres llevar a cabo en la práctica: quizá lo tienes clarísimo o quizá no. Si no lo tienes claro, todo es probar: elige uno de los roles y elige qué permites hacer o que te hagan.

El contrato: en él estipularéis vuestros límites, nombres en clave (esta es una forma de diferenciar lo sexual de lo personal), acciones permitidas y no permitidas, palabras clave… etc.

 Fuera prejuicios: si es la primera vez puede que os cueste al principio, pero tenéis que dejar los prejuicios y pensamientos negativos a un lado y entregaros al placer. De esta forma la diversión está asegurada.

Confianza: es preferible que, si es la primera vez, lo hagas con alguien de confianza. Es muy importante que se cumplan las normas y tienes que estar segura de que así será, de lo contrario, puede que no disfrutes igual o que no te dejes llevar del todo en el juego.

Al tema: tómatelo con seriedad. Durante toda la práctica debes seguir el rol que has elegido y llevarlo a cabo. Podéis establecer incluso un cambio de rol en la misma sesión, pero esto lo deberéis establecer previamente en el contrato para que no haya malentendidos.

Uso de juguetes: para la primera sesión aconsejamos utilizar juguetes suaves y poco agresivos, si os gusta, tendréis tiempo para subir el nivel y utilizar juguetes más avanzados.

Si te gusta, quizá te plantees subir el nivel la próxima vez, o quizá te guste quedarte en un nivel bajo porque crees que es el ideal para ti. Sea como sea, esperamos que te hayan ayudado nuestros consejos y que los pongas en práctica. 😜

Deja una respuesta