La felación perfecta

¿Existe la felación perfecta? La respuesta es SÍ, y en La Nieta de la Trini queremos darte algunas pautas para realizarla.

Algunas personas tienen la concepción de que las felaciones son un acto de placer unidireccional, es decir, que solo disfruta quien la recibe, pero hoy queremos demostrarte que esto no es así….

Para hacer una buena felación es muy importante que la disfrutes. Las personas se excitan y disfrutan más cuando ven a la otra persona disfrutando, y este caso no iba a ser menos.

Besos y caricias

Antes que nada, es bueno preparar el terreno y no ir al grano directamente. El juego previo a la felación consiste en acariciar los alrededores de la zona, haciéndote de rogar un poco, de esta forma la excitación será mayor. Puedes ir besando también las zonas cercanas al pene y poco a poco ir acercándote.

Conoce bien el pene

A todos los hombres no les gusta lo mismo, obviamente. Hay ciertas zonas erógenas que no serán las mismas para unos que para otros. Por ejemplo, los testículos son una zona muy sensible y a muchos hombres les pone a mil que se los acaricien y chupen, mientras a otros no. A otros les gusta que se les estimule el ano mientras le lamen el pene. No debemos olvidar que en la próstata está el punto G de los hombres y que muchos se derretirán de placer con esta práctica, aunque otros quizá prefieran evitarla. Investiga. Prueba. Solo así sabrás lo que le gusta.

Saliva

Una vez llegues al quid de la cuestión, puedes ir lamiendo poco a poco el pene con el fin de humedecerlo, ya que cuanto más húmedo esté, más placer sentirá, además de favorecer la fricción.

Sigue suave

Continúa tu suave masaje con cuidado. Recuerda que es una zona muy sensible y muy fácil de dañar. Por supuesto, procura que tus dientes no rocen el pene, pues podría cortaros el rollo y acabar con vuestro momento de placer.

Disfruta

Si tú disfrutas, él disfruta. Que lo vea. Que lo sienta. Mírale a los ojos mientras lo haces, le encantará verte disfrutar. Si te apetece, soltar algún gemido de vez en cuando seguro que le hace ver las estrellas.

Manos y boca

Esta combinación puede hacerles volar. Se trata de jugar con el movimiento de la boca y el de la mano simultáneamente. Lamer mientras masturbas puede resultar muy placentero. Además, puedes ir cambiando de posición y sabrás en cuál le gusta más. También puedes ir probando ritmos distintos.

Adiós mitos y tabúes

Sabemos lo influenciadas que estamos las personas por el porno, pero hay que ser consciente de que una buena felación no tiene por qué terminar en tu cara o tu boca llena de semen y, por supuesto, tampoco tienes por qué tragártelo si no quieres. Es importante que conozcáis vuestros límites, pero también que exploréis nuevas formas de placer. Puede que cada felación termine de una forma distinta, esto va a depender de lo que os apetezca en cada momento. ¡A descubrir!

Comunicación

Es posible que vaya tan bien que te quede perfectamente claro que le ha gustado. Esto, obviamente, es lo ideal. Mientras le haces la felación y pruebas tus maniobras, puedes ir preguntándole en un tono picante si le gusta. Suave, sin perder la concentración. La comunicación es muy importante en una relación sexual. Es aconsejable hablar de sexo antes, durante y después. Antes, preguntándoos qué os gusta, compartiendo fantasías, etc. Durante, preguntándole a la otra persona si le gusta en un toque picante, o utilizar frases un poco calientes. Y después, para comprobar si la sesión de sexo ha sido satisfactoria, compartir vuestros puntos de vista, cosas que os han gustado o cosas que no. ¿Te ha gustado lo del dedo? ¿Y lo de hacerlo de lado? ¡Nunca te quedes con dudas!

Estas son algunas claves para hacer una buena felación. Recuerda disfrutar y, por supuesto, nunca lo hagas obligada. Para disfrutar debes querer hacerlo.

Deja una respuesta