MICROMACHISMOS: QUÉ SON Y CÓMO IDENTIFICARLOS

Podemos definir los micromachismos como comportamientos de la sociedad o del marketing que pueden parecer inofensivos pero que  encubren el verdadero comportamiento machista. Aquí vamos a hablar un poco de ellos y a darte ejemplos para que sepas identificarlos.

Yo ayudo en casa, así que no soy machista

Que los hombres colaboren en las tareas del hogar es más que necesario, debería ser lo normal. Pero que “ayude a la mujer” en esas tareas deja claro que es ella quién las debe hacer, y sin embargo él le ayuda, porque es buena gente. Este es un claro ejemplo de machismo encubierto y disfrazado de feminismo.

Es un maricón, llora por nada

Para empezar, el término “maricón” puede considerarse positivo o negativo según quién lo utilice. Este término siempre ha sido utilizado a modo despectivo para referirse a personas homosexuales. Sin embargo, cada vez son más las personas homosexuales que se han apropiado de este término y le han dado una connotación positiva. Esto por un lado.

 

Por otro lado, se da por hecho que el que un hombre llore lo convierte en homosexual, porque se asocia la homosexualidad con la sensibilidad. Esto ejerce una gran presión en los hombres desde siempre. Los hombres no pueden ser sensibles, y si lo son, es que son maricones. También se puede reemplazar el término “maricón” por “nenaza” y el significado será el mismo. Porque se entiende que las mujeres somos unas sensiblonas y lloramos más que los hombres. Sin embargo, el hecho de que un hombre llore menos o demuestre menos sus sentimientos no es más que una consecuencia de que han tenido siempre la presión de ser criticados o humillados si lo hacen.

Soy hombre, así que pago yo la cuenta

Este es un clásico. Se disfraza el micromachismo de amabilidad para ejercer una especie de “poder” sobre la otra persona. No es así en todos los casos, obviamente. Si paga a veces él y a veces ella, es un comportamiento normal. Pero si siempre paga él, se trata de un ejemplo más de micromachismo que intenta ocultar o maquillar de amabilidad una declaración de poder sobre la otra persona.

Rosa para las niñas, azul para los niños

Esto es absurdo desde siempre. Los colores no tienen género ni identidad, simplemente son colores y se pueden usar tanto unos como otros para cualquier género sin distinción. Por suerte, muchas marcas se han sumado a la eliminación de este estereotipo y comienzan a vender productos unisex o utilizando colores arbitrarios tanto para niño como para niña, sin distinción.

Ha eructado, es una guarra

Obviamente, hay quien ve en el hecho de eructar una guarrería la haga quien la haga. Pero están las personas que se ofenden más si es una mujer quien lo ha hecho, porque las mujeres ni eructamos ni nos tiramos pedos ni cagamos ni nada de nada. Se da por hecho que somos “señoritas” y que esos comportamientos son propios de los hombres.

Un hombre y una mujer, ¿amigos?

Por supuesto que no, acabarían liándose. Porque claro, si uno tiene pene y la otra tiene vagina, están destinados a unirse genitalmente. Esto suena absurdo solo de leerlo, ¿verdad? Pues aún hay quien piensa que una mujer y un hombre no pueden ser amigos. Se trata de una romantización de las relaciones entre hombres y mujeres de la que nos debemos deshacer cuanto antes, porque tenemos derecho a tener amistades saludables y dejar de sexualizarlas.

¿Por qué se ofende? Le he dicho “guapa”

Esto es parecido a lo de usar el término “maricón”: depende de quién lo diga.

A la mayoría de mujeres no nos gusta que juzgue nuestro aspecto un desconocido, ni para bien ni para mal, ya que esos juicios están basados en unos cánones de belleza con los que podemos no estar de acuerdo. O simplemente, no nos interesa una opinión de un desconocido sobre nuestro aspecto físico. No es lo mismo si un desconocido te dice “guapa” por la calle que si un amigo tuyo te dice “estás guapa”. Hay que saber ver la diferencia.

Te hemos contado algunos, pero hay muchos más. Los micromachismos son, según los expertos, la base de maquillaje normalizada de la violencia de género o misoginia y otros tipos de malos tratos. Estos comportamientos pretenden afianzar de forma sutil la superioridad de los hombres sobre las mujeres, algunas veces mediante la amabilidad o los halagos.

 

Esperamos que este pequeño repertorio de ejemplos te ayude a identificar unos comportamientos que poco a poco deben ser eliminados.

Deja una respuesta