SQUIRTING, TE LO CONTAMOS TODO

Para empezar, todas podemos conseguirlo, aunque siempre habrá más facilidad para unas que para otras.

Esta práctica, muy usada y popularizada por el cine porno, es a menudo confundida con la eyaculación femenina, pero hay que tener en cuenta algunas aclaraciones:

La eyaculación femenina es la expulsión de una pequeña cantidad de líquido blanco y espeso similar al semen por la vagina y formado en las glándulas de Skene o glándulas uretrales, mientras que el squirting es la capacidad que tienen algunas mujeres durante el orgasmo de expulsar un líquido casi incoloro en mayor cantidad y con más presión (de ahí le viene el nombre) pero que está compuesto principalmente por orina diluida.

Básicamente, la diferencia entre ambas es la composición y la presión con la que se expulsa.

Dichas estas aclaraciones, ¿por qué es tan perseguido?

Como hemos dicho antes, la industria del porno ha tenido bastante que ver. En el Kamasutra (escrito entre 200-400 d. C.) ya se hablaba del “semen femenino” que “cae constantemente”. Pero no ha sido hasta hace pocos años que se ha hablado de eyaculación femenina. Era un tema tabú, desconocido. Pero empezó a darse a conocer y hasta el momento se ha visibilizado y normalizado bastante, aunque no es igual en todo el mundo.

Pero después, y en gran medida gracias al porno, nos enteramos de que, además de eyacular como tal, ¡tenemos la capacidad de expulsar un líquido transparente a toda presión por la vagina! ¿Quién no querría probar eso?

Obviamente, esto es como todo: todas tenemos la capacidad, pero no todas lo conseguimos a la primera. Es una práctica que requiere mentalizarse, ya que en el momento justo de eyacular debemos relajar los músculos del esfínter. Dado que parte del líquido es orina, una de las condiciones es ésta.

Otro consejo es beber mucha agua antes, por el mismo motivo: si tenemos la vejiga más llena, más posibilidad hay de que hagamos squirting.

Tal y como hemos comentado, no tenemos la misma facilidad unas que otras para conseguirlo. Recuerda no dejarte guiar por la imagen que da el porno de esta técnica, déjate llevar y crea tu propia versión. No te frustres si no resulta a la primera ni a la segunda. Los juguetes sexuales pueden ser grandes aliados. Muchas mujeres lo han experimentado por primera vez gracias al succionador de clítoris, por lo que puedes probar con Simone para crear tu experiencia squirting.

Pero sobre todo, no te obsesiones si no resulta, no hay que darle más importancia de la que tiene. Solo es una forma particular de experimentar un orgasmo.

Y ahora que sabes un poquito más, ¿te animas a probarlo? 😜

Deja una respuesta