TIPS PARA LA ESTIMULACIÓN ANAL

TIPS PARA LA ESTIMULACIÓN ANAL

¿Sientes curiosidad por la estimulación anal pero aún te da cierto reparo llevarla a cabo? No te preocupes, porque no eres a la única persona a la que le pasa. El sexo anal es una práctica que no todo el mundo se atreve a probar, ya sea por miedo, pudores o vergüenza. En este artículo te vamos a dar los tips necesarios para conseguir una buena estimulación anal y que consigas disfrutar de ella, ya sea sola o en pareja.

1. Ponte a cien con los preliminares

Cualquier experiencia sexual será más placentera y fácil y cuanto más excitada estés. Así que no vayas al grano y de momento olvídate del ano. 

Puede parecer una generalización cuando se dice que la mayoría de mujeres necesitan unos juegos eróticos en condiciones, pero normalmente es así.

  • Seguro que ya lo sabes, pero por si acaso te lo recordamos: los besos en la boca, en el cuello, la espalda, la entrepierna, la estimulación en la zona de los genitales y mucho más, son cosas que puedes hacer para conseguir unos preliminares de 10, además de realizarlos en un lugar diferente a la cama.

  • Conocer a tu pareja, autoconocerse y saber lo que os excita a ambos y de qué manera, aumentará vuestro deseo sexual y, lo más importante, hará de vuestras relaciones íntimas algo mucho más placentero.

  • Con el uso de juguetes eróticos la excitación y la líbido aumentará casi sin daros cuenta y conseguiréis que la experiencia sea divertida además de más placentera.

  • Un buen masaje sensual por todas las zonas erógenas de tu pareja, junto al uso de lubricantes, aceites aromáticos o comestibles o geles estimuladores, te ayudarán a conseguir la excitación más fácilmente y además ¡disfrutando los dos!

2. Ante todo, relax

Tómate tu tiempo para comenzar y despierta tu excitación con fantasías, películas o libros eróticos. Siéntate con la cadera un poco adelantada y las piernas abiertas de par en par.

Cuando estés lista, ponte en los dedos corazón e índice un poco de lubricante. Este paso es imprescindible porque el ano no lubrica de forma natural.

Para que la experiencia sea mejor es muy importante relajar los músculos de la zona, así que hazte un masaje en la entrada del ano. ¡Pero sin entrar, eso irá luego!

Si ves que sigues tensa, ayúdate con un relajante anal. Este producto crea una película protectora que reduce un poco la sensibilidad pero no anestesia la zona. Así podrás relajarte y empezar a disfrutar.

3. Comienza poco a poco

Ve introduciendo el dedo corazón poco a poco en el ano. Al principio notarás como si el ano estuviera cerrado pero a medida que vayas estimulando la zona verás cómo se relajan los músculos del esfínter dándole la bienvenida al placer.

¡Por cierto! Si tienes las uñas largas, ten cuidado porque podrían generar heridas en la zona. Para evitarlo puedes usar un preservativo o guantes de látex.

4. ¿Y ahora qué?

Es momento de estimular el ano. Hacer círculos o acercar los dedos a la palma de la mano son movimientos que puedes hacer para alcanzar un placer extremo. La forma de estimulación y el placer que sentirás serán diferentes en función de si tienes pene o vagina.

5. Nivel experto, doble placer

Cuando veas que le estás cogiendo el truquillo al tema, acaricia tus genitales al mismo tiempo, verás cómo el placer se multiplica. ¡Ojo! Si quieres usar la misma mano con la que has estimulado el ano asegúrate de que esté limpia para evitar infecciones. También puedes utilizar un preservativo o guantes de látex para la estimulación anal.

Si te agobias por tener que hacer dos cosas a la vez, es mejor que te hagas con un juguete sexual que se dedique a hacer vibrar de placer a tus genitales.

Si tienes vagina, estimula tu zona G o deja que la Camille se encargue de darle cariño a la joya del placer, el clítoris. ¿Sabías que al estimular dos zonas erógenas tan potentes como el clítoris o la zona G y el ano existe la posibilidad de que hagas squirting? Eso sí, tenemos que decirte que será difícil conseguirlo a la primera.

6. Pequeño secreto, un orgasmo explosivo

Cuando estés llegando al orgasmo saca el dedo o el juguete del ano. Sí, sí, como lo lees. Es una técnica que muy pocos conocen y consigue mejorar la experiencia con creces.

Deja una respuesta